Berlín planea convertir sus espacios públicos en clubes al aire libre

El reconocido afán de los alemanes por las fiestas y los clubes generó estragos en el país. Ahora, las autoridades de la ciudad piden a los alcaldes locales que conviertan parques, calles y plazas en lugares improvisados ​​para volver de a poco a sentir las vibraciones del techno que tanto caracteriza a la cultura berlinesa.

Se cae de maduro que la presencia de la pandemia sigue afectando al ámbito de los espectáculos  culturales. Ir a un club o una fiesta simplemente es algo que está muy lejos de ser posible. Algunos se las ingenian, realizando raves ilegales, corriendo riesgos de todo tipo. Pero la escena alemana no para de sorprender cuando de música y cultura se trata: en Berlín, las autoridades planean implementar estrategias para volver a bailar al ritmo de la electrónica, obviamente, con medidas de seguridad.

Para burlar las medidas de seguridad y restricciones que el gobierno da, individuos de la escena que extrañan la fiesta buscan áreas alejadas para realizar sus raves ilegales. 

Por el momento, el gobierno ha apoyado a quienes mantenían la escena nocturna, con un monto de 81.000 euros (95.000 dólares) en promedio a 38 clubes, según el portavoz del Senado, Daniel Bartsch, en comentarios enviados por mail a medios europeos.

Berghain, el club más icónico de la ciudad, desolado.

La vida nocturna de Berlín es reconocida mundialmente por su gran atractivo para los turistas: las raves. Muchos ciudadanos han manifestado su deseo de recrear la vuelta a estos eventos que tanto anhelan. Los jóvenes alemanes, a través de la aplicación Telegram, programan fiestas en parques alejados. Solo necesitan discreción por parte de los integrantes en cada grupo, coordenadas GPS y mucha precaución para no ser agarrados.

Desde que la situación se “suavizó” en mayo, las raves ilegales al aire libre han aumentado exponencialmente. Los lugares donde estos insaciables de fiesta se la ingenian, parten desde parques y bosques del centro de la ciudad, hasta a lagos en las afueras de Berlín y en lugares abandonados, incluido un búnker de la Segunda Guerra Mundial.

Es necesario tener en cuenta que Alemania ya está lidiando con una segunda ola del coronavirus y corre el riesgo de desperdiciar el éxito de los resultados obtenidos si sus ciudadanos comenzasen a burlar las reglas de distanciamiento social, según expresó jefe del sindicato de médicos alemanes, Rudolf Henke.

Debido al incumplimiento, la policía alemana se puso a la “caza” de raves. Al encontrarlas, las dispersan y también aplican multas a los presentes. Fuente: Deutsche Welle

En busca de una vuelta pacífica

Según el medio digital Time Out, autoridades de la ciudad de Berlín están pidiendo convertir los espacios públicos en clubes nocturnos al aire libre para alquilar. La ministra de Economía de la ciudad, Ramona Pop, expresó al diario alemán Berliner Morgenpost lo siguiente: “Berlín extraña su diversa escena de clubes” y agregó “Por eso, queremos crear oportunidades legales de fiesta en áreas públicas para clubes y berlineses”.

Esta medida podría ayudar, según el portal Deutsche Welle (DW), a la regularización y control de las fiestas ilegales, disminuyendo así, el potencial de deshacer el progreso para frenar la propagación del virus. Estas fiestas mencionadas, suelen acoger entre 50 y 1.500 personas, dejando de lado el distanciamiento social por lo que muchas veces la policía alemana debe intervenir y disolver estos eventos.

Berghain, con un número reducido de visitantes que asistieron para disfrutar de exposiciones artísticas y gozar del sistema de sonido pero con distanciamiento social.

“Estamos discutiendo nuestra idea con diferentes distritos. Esto ayudará a controlar las fiestas y tener un seguimiento de las personas que las asisten”, dijo Lutz Leichsenring de la Comisión del Club al medio alemán Deutsche Welle. “De esta manera, los organizadores seguirán las medidas de higiene necesarias, de lo contrario, la gente seguirá haciendo fiestas ilegales al aire libre mientras sea verano”, concluyó.

¡Hola! Usamos cookies para mejorar tu experiencia en la web.