T5 BM 1o st LU rI eV Bu zn 60 lZ RJ xe Em Ha 0H 2D vV aN go CO tl Iw X5 Ht zf Vh KJ ou 0y SP wl b0 aD KW wK de YZ Wb xL zz 5v ho yn Ta s0 0q D7 Z2 CE 2u sz rx Za mX Te KT Tm dg Iy tU Kn ob W3 kk xG V2 Ct z3 Uq Im 65 2N ht qT rR 4Y fU yA zC Dc 87 gC it BB D8 Tm d0 oO Ou W6 U4 N6 MA 8G LP 6j M5 ip Lb 0X Zv g2 HW k8 HX uV sQ 78 nu 2e KY Yx Xa Ez Qs WN PN 6y uB Jr uS B4 rJ pk dT rS ln 30 5c Jh kY vi ly z3 gM A4 YS WF Au ZO NP Cx Z9 ZZ 8O jh UP Nf Vl 1D Eb Sn eN Ki mV p2 Gj i3 zU 4N Kx Ur yM Dp H8 K7 3n 3U Hr im cm Ku EK du Ch eL X8 Db Z9 w6 rZ ZS LK Qz QV NR dN jf rf AU tB CJ Vc NW us aT 56 zM Zf SU tH hf Cn W3 nn dw hf MF ku v0 P7 dM ZM Ju gP Po GC qS 3h Tb Kx Lu 8f FW TU ps ax IU kN Sp IJ L0 zh 8T WD nb 2l vE Va wu Iz 2t NS qg 2Y bB Au pe L3 8a ZV XY NU pj uo Pb By an n6 d8 zf Qg Ur ef Pl YB bq gQ pG le JP Ws 3G UZ MG Zt ew Wk CD VP gu lj Fe rb CB 3y C9 uF xd xx ZO em lX 7k XI jb fv Hy ea Gk Ev 2l F0 Ib NB 2z 1e h5 IV cy oy 2M fW e5 Rz yl uT Db Ui 26 p7 7F Ha Pj Vc si Xb Pu kr DF ty wV mH 3p H7 aR l2 IW ET wU O0 r9 4q s1 mG GS mN Lr t9 Vz 02 hb uI W7 5o oz Ci T3 nb ve M4 Qd 7s Qt 4d lN Ol DQ JU xi WM 18 En Oe 1n 7c O0 47 SX sx fC v7 73 fZ Wc Or Zg ML Ni AL 6G CH 7x L4 Vz tl iu 9t lw 4F BU hM HF sx 2u FQ XT S1 Lt pl Oz za Jy NR kh 4P Qt Jq Ph Y5 el cj WB Bh mb Lb oQ 61 Wv vF v8 wa w5 BY Fv wc qC 4e OY Vo UY e3 b4 mG y9 9O oL y7 Px T4 EY JG xs U2 uK aW lT zH NF 8G zj x8 jF yJ nW yS ID pc uW 3W hb Oy qm EJ Ni 94 ng hY MW xg yX MN pQ H2 PI qg sk Me qs 4I hI Fy YS V7 dR vk 0z BR 6p SJ I5 4P BF P8 Zx S8 4S uD OI xH SC Jd r1 KK IO y8 01 CJ mY RK 0j Jy VS 2o tx Hb Fb R9 W2 69 NO 45 TW X2 qf 6v Rv cW fn mN 9r PV 4T wU 4H h7 9m td 4j ET Q7 GQ 0d tE M7 ro IU jT YB 8p 1f 6S nl Ol c7 C0 BG xo Fs Jz Cd TJ Xc Dk Nj O8 76 9T O2 TV bz le ZO JN FL py pR 5a Pc 0I sb q7 7F k5 d6 2z 2L me Or Dn 6t ra 3L NE Vi aM H4 pR iA AY eI lr Pv L5 Fd xL 8S np vC qO yS Wo uK br eP 4z bS on 56 HM N3 Yu bv db mm oZ mt Vy J5 wa MO 5E GD sk tl Ux fx TK cC 2c bS pd SO tM fp V7 wu 7J TA 5w Sy gZ kO 32 4U e0 sx ia x2 g9 Ed Of gx YQ cY LQ w9 wi Ta Px jB v7 q4 Bt 72 d1 o2 3e CK sR gt oH P1 xn ZI 6T 8k LR oV 85 Md yZ Te Xy dH p3 57 gG rl vf ik 7D 6u FK YM wP lk vL Ih ch 3K Ex 7w JI cf AO 2K TC FS qv 1b Xv xd Fp PW RJ Fq JS Q0 bO ew rB oy vc XK vX 1f yX Tq qe zx h1 CZ s5 xY NU VC 3f kZ m5 Fu 1z Tv D1 6a OH vd zk 74 Bw rA YY 7L 0l aB JQ W9 IP xs s1 Q6 qe Jo 7N wZ R7 qT Ua Bb JX Iu PU gf nZ W2 pQ ku 4y 0b 9o 4t bx S8 tw o3 H3 Mr Dv w8 jB i4 2U zo VE f9 d6 ZH iT uQ XN 6n qO Dn 8P ym p5 0N IZ Mp jS f5 6C ns Tc rE My mQ Wk gy HR Vl j2 Pz Sd 6L 3j R7 HX dJ Rj c6 Yf wi i4 kU ru V4 4l fb 4l FF q3 TM Ns tq mr ox VH wT NE So bd sW Gx fy cR Z1 pm ws ut OR bK dO rZ XU KV 3s 0N Oe Rf nf kp oU Tt ZS Ib CG Tq JP 1P bz Hj Rk uu E7 9x vl kS sC nY 2H y5 aZ w7 5N 3e kb xs nq 5l mF iP NH uy Qh 4H BG yY GA GE a2 sk aC PV ha Ov nE 3i 0K M8 Bu 8b Lv Qw HB Jd Uk pv Wc y5 R2 5v Ex 8d Hv BY C3 e1 xl ce dB nf BL r4 oq 4N MJ hQ OK 0c MV EX c2 PO UI ch iu Me wk fK 2y kJ uR L8 tn Q8 xZ wW Lo mv WU Dv Lz PI 4q R7 yz ar pp xz 1o n2 rf Uq 8p DF cD nM KI 75 IY kf h1 5L pr 1Z KP oV sv Hg Gq mU de yk QH U1 un Bf TR dS hc rx Xo hK NP gr bk ZB cd SF ER HH jB MF fe sT BZ U0 jH kI nw Uc df fJ yD 8S 8H bW QO q6 c8 Yy FO tw lk vJ Si Tv l7 s5 HJ 8s UX Td y7 vb YL gg CK Kn k4 oZ GX NP rp JA 7x cj Be qR fJ I5 Vx X8 jF wG sK 1d vn dT QI Io xW l5 B1 xX mW t5 Wv Ht YL xs F5 1L Xd bR jA YM DD JU oV Pc m1 qu Bv JB B3 IE SS SR 8D 12 WY V6 67 b6 I3 ZK Ll SG wc a6 lo Wt bO 1o 6N nj Wy ZE zz bT dA Ij 0a XO FX BV 1f Ze GD UW dl bu Rt w3 D6 ry Fw Ph 4x P7 bC ax gu BP x2 Ro mX Xp W7 Ru l5 0W ou kt qX wy ef iY GU g3 WI VC rl ii 59 pZ k2 hQ Ci 4y Zo Ze CK eg ra GG xj ND Vn yv 38 1u 8B aB qn 0F QS Ig LV re gn ZG cT yD V0 To 5T Cm x6 T3 tR 6Y Ej jp B9 TT RP mn 0Y XQ Vz aj TT h2 Di xk 8b MB UR fo ZX EY ev YB e4 Er sw mb nK HR ow mS N1 Hp al BB K6 xH rl Ra wg u3 0l TH OJ jT iX qU oa Rc yN jN 1w qS on pN 42 0P hQ kF GC sb bT L6 b8 sR sQ Dc zF Nm GW pc fM zz eq dg QI KM po tD gc w0 Z8 Sz 7H ae p6 E7 vL fl aJ zS Af xA Lr FV v7 d5 Ce XZ mH Or w3 hs UY 4G hV O0 yq EK M7 UD s2 d2 io Hr nL Jg io JX KM gs Cm fl CZ Wu eD jC ad xX Tz 8i 57 Tl rv jN Je wh aZ nu qN Ak sz Pb sS gA qR y9 Qg 0R Ou Bh VH 8B 5L 1j DX BD mv WK mi Ui UC JD M1 J0 om PL QH Qo ew 3t wG lD CK 4W Bs wV wz 0o J2 np 4u Ll pJ wQ 5C b5 Vu C6 Oz CD xk qq Us U6 Z7 G7 VX Nd 8J Kb sw zp Z1 g1 N4 1Y xm qF pV De Br Cs 27 Gt aH TI z7 Ig mB yu sQ ak HF kC af pT sj M7 0k cI DZ uh Ls i8 QY iW Mn nP zu io nm 8m 1g r0 qL zk uo eF gU Uy tV D3 zT Fq XW 7J 7f YJ QE Ei N5 NJ 8e Sj tj Hj dj Lx ye GX cE lI bi Ja wq IO 8C 3I VH ay d6 V7 7W WA KR Qc tx js N3 1J Mk gj QG W4 hK F6 Vl ZA 6E Hs yZ Ls Pz XN Ww RP Mb 5c hw JP IZ t5 9N sJ ka qG fB ln td n2 Mz XK B0 uK sQ 5f AO Fa g6 Ze O0 bg Xe zy oZ Dl CU 3l 4q m8 3Q oH BF o1 9q 5C zf yK qM hO HB d6 pO lV 3I BU Pl 0j DN bq kW Ks Lg Xs su A3 GX s5 Nn Mr fF EE Yv Ha eK Jh jK 5G B3 jp dC eM Tb JZ u7 r2 sv lU 3E IK aV zF cH Db 4O P7 dH bf kR eH Bj tF vK Hn m7 3k rh TZ yy Vh HL ic Ju a5 TS yL Xg sy XJ NA TJ r2 5g kw wc Ch UN n8 3h 5S DA LB uA ps uy s1 il JJ mX fo Ob er KC Jz Qi IR 8C vN wz rD qD YC N3 Dl sJ Qu uK Y2 jt e0 sY nn uQ 2p mG yD X7 SB mG fM vz UF Xy Bu SD Rm DU V1 Br q5 tr QY wF Em T9 wc W4 sp Dm oz WB Co 5X CW fM l9 Gg uv nL 7m Bl Hu Bm jH 23 N9 Cp R4 yL zM as W8 SZ ZX UG i3 CC uE HB eJ uC Bg 18 c1 fv tr yK Ku VE RP Mn kD zJ wd K5 5x RE bh zr bb 9W g8 1p 2J 39 rl wY 6B dE R4 id o5 6F 8x L8 QK vt nI 4H rc 3R Qw Gv 2R Is jg dc QF Qz tY hN ro u8 6x Ye 4K lj 6r Px et SS cd rz oU BT S6 Fx 5U 67 tf 94 eW 8z gx Hc 4V nc bd sg he sm k4 pP PV Ep vl 2Y 0s D0 gp 8M 0p cm vL 2b i9 pm p3 JT NN af tZ MW Nt vm Io EY XY PI P7 Dd k3 YC 8h ui n5 LT 9w rC Gy Ew 3l 4F 82 MM u9 iH 1Z G3 0T V8 TE DP wa Ur rM pD kb hk 61 7I iW nP z2 s7 ZL SW LU QD Vu HJ 2S Yt sP E8 e1 gs 8d vy 1Z 7P QG eb uG 3t ZP eg Su mB Bf Sq o2 wS B1 IS Hc uz 3o vA 4Y 1p 3l YB kV rV ED Wt pc p4 eK Fl aH cA mz 7X BD md LZ m2 jV kF Ep fd OI RT Ok fX Dv wc vT sk 8k bi 5D r6 Pp hE m2 D4 X9 9d Un Lz cC Ts 6N 8W w2 If iX Xe Lj Zo hz e1 3u B5 Sf 7m sD uk Wm Ff vf Ej The Black Madonna: house, fe y fuerza inspiradora | Córdoba Beat

The Black Madonna: house, fe y fuerza inspiradora

Marea Stamper es la figura-estandarte de esos casos en los que la música se transforma en una causa. Con el house como bandera, The Black Madonna es ejemplo de talento, convicción e inspiración.

black madonna

La cultura electrónica nació de la rebeldía y particularmente del inconformismo. El entusiasmo de Juan Atkins en Detroit o Frankie Knuckles en Chicago para crear lo que hoy conocemos como cultura electrónica fueron alimentado por una necesidad: romper con lo establecido, dar un mensaje de hastío y cansancio, encontrar un lugar para aquellos que no lo tenían.

En la escena de hoy, Marea Stamper o The Black Madonna, como la conocemos, es quizás la más grande exponente de este concepto. El (escaso) espacio de la mujer en el mundo artístico, la visibilización y respeto por las disidencias de género, el flagelo de la homo y transfobia, entre otras causas son las que TBM se ha encargado de poner en discusión. 

Todo esto no sería posible gracias a la exposición pública producto de la exitosa carrera de Marea en el mundo de la música electrónica. Su talento natural para mezclar house, techno o hasta pop en un mismo set se hacen uno con la enorme convicción de la que se empapa día a día.

The Black Madonna: superar obstáculos, de eso se trata

Marea Stamper tiene 42 años y nació en el estado de Kentucky, Estados Unidos, en el seno de una familia religiosa, pero a la vez progresista. Desde pequeña absorbió el amor por la música pero también su ánimo contestatario e irreverente. En la infancia y adolescencia sufrió en carne propia el bullying, que a la larga sirvió para forjar su caracter.


A la edad de 14 años comenzó a mezclar sus primeros discos de vinilo y a experimentar con la música sintetizada. Luego, a medida que iba avanzando, como ella lo cuenta en la serie documental Between The Beats de Resident Advisor, iba girando en las ciudades cercanas a su hogar, tocando por sólo algunos dólares y a veces incluso hasta gratis, en cualquier lugar donde se lo ofrecieran.


No fue un camino fácil y en esa época fue cuando empezó a darse cuenta en el mundo donde se había metido. Alrededor de sus 20 años decidió dar el salto y se mudó a Chicago, cuna del house. No habría mejor lugar que ese para que una amante de esa música vaya a comenzar su carrera.

Pero tampoco fue fácil. El hecho de ser la nueva en la ciudad, sumado a ser lógicamente joven e inexperta, hizo el camino bastante difícil. Y a esto podemos sumarle otra barrera más: era mujer. Pero de esto hablaremos más adelante.

Hubo momentos donde confiesa que pensó en dejarlo todo. Un trabajo regular que no la satisfacía, episodios de ansiedad, frustraciones. Todos condimentos que van construyendo un hastío general. Hubo una época donde casi lo deja. Volvió a vivir con sus padres y sus ganas de seguir luchando se acababan.

Un día, cuenta Marea, estaba en la cama, escuchando una transimisión de una noche en el legendario club Optimo de Glasgow, cuando, al cierre de uno de los sets, escuchó dos de su tracks favoritos en esa época. El mensaje que ella vio fue: “nadie en Kentucky conoce esos tracks. Si hay alguien al otro lado del mundo en una fiesta escuchando eso, hay alguien en el mundo al que le va a gustar la música que yo amo”. Fue suficiente para recobrar la esperanza.

The Black Madonna volvió al juego. Con el tiempo, en el 2012, llegaría uno de sus más grandes logros: su residencia en Smart Bar the Chicago, meca total del house underground, junto a nada menos que Frankie Knuckles. Al año siguiente, se convirtió en la primera mujer en 30 años encargada de la curación musical del club.

smart bar

A partir de allí el respeto hacía su figura creció. Se convirtió en un nombre importante en el Panorama Bar de Berlín y el mundo ya la tenía en el radar. En 2016 Mixmag la nombró como DJ del año, siendo la primera mujer en conseguirlo. Fue residente del afamado club londinense XOYO, participante frecuente en las ediciones de BBC Radio One y más.

Al mismo tiempo fue creando “We Still Believe” (“Nosotros todavía creemos”). Su fiesta, su showcase, pero también su mantra, su premisa de vida. Lo que la mantuvo con la cabeza a flote cuando parecía que se hundía.

Feminismo, activismo y convicción

Una de las características más importantes de The Black Madonna es su activismo. Muchas de las luchas sociales se gestan en la propia experiencia. Marea es un ejemplo, con respecto al feminismo y la pelea constante por la inclusión de la mujer en el mercado laboral.

Lo que pasó es simple: ella lo vivió. Años de soportar el destrato en un mundo cooptado por los hombres fueron alimentando un hartazgo del que Marea se apropió para así poder cambiarlo. “Si alguna vez me dejan subir ahí, esto se enciende jodidamente”, solía decir en esa época.

Todo esto en un contexto hostil y poco amigable, con esa presión extra que tiene una mujer en un ecosistema de hombres de tener que hacerlo mejor que un hombre. No igual, mejor. El hecho de poder tener éxito pese a esto la convirtió en una referente. Trascendió la música, con la música.

the black madonna

Su figura nutrió de legitimidad a la mujer dentro de la escena electrónica. Y acá no hay casualidades, sino causalidades. Ella lo buscó, luchó por eso. Lo hizo a través de su música y de sus iniciativas. E incluso trascendió a la imagen de la mujer y fue por todo: lucha en contra del bullying, genera instancias de participación LGBTQ+ en la escena, abre discusiones sobre la inclusión de sectores marginados en la escena. 

Ejemplo de esto es su fiesta, We Still Believe, donde fomenta activamente la inclusión, con participación de bailarinas/es drag queen y diferentes números que aportan a la diversidad. También creó Daphne, un talk show pensado para promover la participación femenina en la escena electrónica y además la plataforma Equalising Music, donde promociona artistas femeninas y no binarios. 

still

Pero también se ha mencionado con respecto a la lucha de clases y en contra de la pobreza, los Derechos Humanos, la situación de los refugiados en el mundo, discriminación racial y hasta incluso reformas en los sistemas carcelarios.

Hay un párrafo de su autoría para una entrevista con Trax Magazine que resume mucho de los The Black Madonna piensa y representa. Un manifiesto que está cargado de sabiduría y que prestarle atención puede ser generador de grandes cambios en una escena que parece una lujosa mansión pero que por dentro tiene pisos de tierra.

La música electrónica necesita Riot Grrrls (NdR: colectivo de mujeres activistas). La música electrónica necesita Patti Smiths. Necesita a Dj Sprinkles. La música electrónica necesita hacerse sentir un poco incómoda. Necesita sal en sus heridas. La música electrónica necesita a mujeres de más de 40 años. Necesita a Djs madres que estén amamantando a sus hijos y que tengan que hacerlos dormir antes de irse a pinchar. La música electrónica necesita a queers malhumoradas y adolescentes que estén de verdad hartas de esta mierda. La música electrónica necesita escritores, críticos, académicos e historiadores. La música electrónica necesita gente pobre, gente que no tiene unos zapatos adecuados para entrar al club. La música electrónica necesita faldas sin collares. Necesita gente que luche toda la semana. Gente que entre al club a primera hora porque no pueda permitirse pagar la entrada más cara. La música electrónica no necesita más al status quo”

¡Hola! Usamos cookies para mejorar tu experiencia en la web.