La tremenda historia detrás de las “Planchas voladoras”: ¿Chicana o reivindicación para el progressive?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

¡Cómo cuesta creer que una simple pegatina con reverso adhesivo pueda hacer y generar tanto! Hoy nos topamos con una historia que tiene por protagonista un sticker. Así es, un sticker, bastante particular, simpático y curioso. Gracias a estos “soldados del progressive”, la “Plancha voladora” ya ha llegado a las manos de artistas icónicos como Khen, Budakid y Hernán Cattaneo. 

Para iniciar este recorrido es necesario remontarse a 1980, época en la que las pegatinas empiezan a difundirse entre skaters y punks estadounidenses. Los jóvenes parecen estar obsesionados con estos adhesivos y  comienzan a pegarlas en sus muebles y en su ropa. Desde logotipos, etiquetas y dibujitos hasta imágenes que ofrecen la posibilidad de difundirlas miles de veces. Parece que esa costumbre, aún no ha muerto.

Y es que hoy en día, el poder de los autoadhesivos no tiene límites. Todo lo que nos rodea puede ser decorado con lo que nos gusta o nos representa. Como muchas tradiciones que no se pierden, aún existen aficionados a esta forma de “arte” y se abocan a rellenar sus computadoras, termos, placares y muchos otros objetos de uso cotidiano con estos recortes de diseño. 

En este sentido y recientemente, surgió en la cultura electrónica cordobesa la difusión de la “Plancha Voladora”, un simpático sticker que tiene varias versiones y que tiene por misión instaurarse en el mundo del Progressive House como una forma de expresión. El gesto, generó furor a nivel federal, llegando esta pegatina a otras provincias y a las manos de DJs internacionales. Conocé a continuación la hermosa historia detrás de esta simpática “planchita”.

Los inicios de la “Plancha”

Sus creadores, son un grupo de amigos de entre veinte y treinta años de edad, oriundos de la provincia de Córdoba. Todos, fieles amantes del Progressive House, un género que podría decirse, es el que mantiene unidos a estos “soldados” de las melodías.

El término “Plancha voladora” se remonta el 2017, para la presentación de Hernán Cattaneo en Forja. Viendo el streaming, este grupo de aficionados se topó con un comentario tratando al género de aburrido.

“Re plancha esa música”, condenaba un usuario en YouTube. Fue allí, que estos amigos reaccionaron de forma pasiva y cómica: “¿El progre es plancha? Aguante la plancha entonces. Era una joda que hacíamos entre nosotros hasta ese momento”.

“Allá por el 2018 conocí a un grupo de gente, con los que empezamos a viajar a eventos de la movida. A varios, claramente, no les gustaba el progressive. Ahí surgió la idea de diseñar la plancha voladora: la armé una noche bastante rápido en la PC y quedó. Al toque la puse como foto de perfil en el grupo de WhatsApp”, relata Facundo León Gómez, una de las mentes maestras detrás de esta forma de expresión. 

El arte se reduce a una simple plancha para la ropa con fueguitos saliendo de la cola cual cohete (algunos, dirán que está despegando). “Simple, divertida, encantadora. ¿Un poco bizarra? Depende de cada uno”, plantea Bocha.

Esta simpática “planchita” cuenta dos ediciones clásicas que son la blanca y la negra. Luego están las ediciones especiales y limitadas que salen en fechas específicas, según afirman sus creadores. 

“Por ejemplo, este año salieron las planchitas “galácticas” para Guy J en Rosario y las holográficas para Hernán en Forja. También hay “fan art” con dibujos que hace la gente, estas pueden salir en cualquier momento”, adelanta Antonella Marcolini, otra de las emprendedoras de esta iniciativa.

De una simple pegatina, al furor y la locura

Viaje va, viaje viene y este grupo de soldados del progressive terminó organizando una travesía a The Soundgarden en Montevideo, Uruguay para ver un insólito B2B entre Cattaneo y Nick Warren. En este marco, Leandro, un fanático de Entre Ríos y otro de los cabos de este grupo que milita el “progre”, propuso tatuarse el logo si se bancaba 9 horas del género, a modo de promesa. ¡Una completa locura!

“Pensamos que era broma hasta que unas semanas después de la vuelta mandó foto de la plancha plasmada en su brazo. Ahí la planchita dejó de ser una joda y pasó a ser un símbolo que nos identificaba. En poco tiempo aparecieron los stickers y más tatuajes. Era algo que ya no podía ocultarse, tenía que hacerse conocido”, afirman Gómez y Marcolini, con entusiasmo y sorpresa.

Es de este modo, que quienes conocen a la “Plancha Voladora”, entienden que es es un purísimo gesto de amor por el género, sin más vueltas. “Es un símbolo que nos une a todos los que andamos en esta misma frecuencia. Si te llegó una planchita voladora fue porque seguramente nos transmitiste una linda energía en la pista”, aseguran los creadores. 

La pasión por este tipo de música hizo que la gente se sume bastante y entienda el concepto de inmediato. A esta altura, el “Plancha Team” está conformado por gente de otras provincias, por ende cada vez que se encuentran, todos se comprometen a llevar stock para repartir. “Este constante movimiento hizo que no tarde mucho en llegar a muchísimos rincones del país”, expresa Marcolini.

Fue así como una simple broma a mitad de una noche terminó formando una comunidad considerablemente grande. Las personas detrás de la idea aun no pueden creerlo, y mucho menos Facundo Gómez: “Bocha hoy vamos a tal lado, hay que llevar planchitas”; “Bocha, estaba en Rosario y me crucé la planchita pegada”, le reclaman a este fan del progre. 

“Sentir esa conexión con gente que siente lo mismo que vos por la música y por el progre en especial. Nunca me imaginé la repercusión que iba a tener la planchita. Me siento parte de algo hermoso”, relata Bocha. 

Mateo, otro de los integrantes de esta manada melódica afirma: “Este grupo me cambió la vida. Ciertas personas me hicieron sentir lo realmente hermoso que es el progressive house y ahora que salió la planchita y soy parte del team puedo decir que tiene un significado muy especial que nos une a todos”. 

Jimena Bravo Lipari, otra integrante, cuenta a este medio que es un honor ser “testigo del amor, apoyo y confianza que se tienen el uno al otro”, refiriéndose a la amistad instaurada. “Es una recarga de buena energía a su cuerpo, corazón y alma, que la ayuda a seguir con su día a día”, agrega Bravo Lipari.

Mission passed: + Respect

Como si fuera poco, recientemente, el “Plancha Team” logró entregarle al mismísimo Hernán Cattaneo en su última visita a Córdoba. La hazaña sucedió el día previo al comienzo de los shows, precisamente en el Meet & Greet, cuando una de las usuarias, Macarena Campos asistió a la charla. 

Estaba clarísimo, que inminentemente su misión era hacerle llegar la planchita. Fue entre medio de la devoción de muchos fans que esta usuaria se la pudo entregar y explicarle lo que significaba para el grupo.

Entre risas, Hernán le pidió que le saque una foto sosteniendo el sticker. “Cuando ella nos mandó la foto, y nos contó la secuencia, nos sentíamos en la gloria. ¡Le hicimos llegar la planchita al Peluca, él sabe de nosotros! Ya está. Misión cumplida”, cuenta Bocha.

De la misma forma, también les llegó a Khen y Budakid.

Una pegatina para pocos

Conseguir estas pegatinas cargadas de simbolismo no es tan fácil. ¿Dónde se pueden encontrar?: “En la pista (o como nos gusta decir: en batalla). Solo tenés que cruzarte a alguien del team. Ya nos conocen mucho dentro de la movida, en todas las fiestas viene alguien a buscar la suya”, aseguran desde el equipo “planchoso”.

Fran Bux, DJ cordobés de progre ya la tiene pegada en su set up. Eze Arias, tras su última fecha en Zebra, se la llevó al estudio. Por su parte, Sebastián Sellares, también ya la tiene en su PC.

¡Hola! Usamos cookies para mejorar tu experiencia en la web.