Estamos donde haya música electrónica

Stephan Bodzin, el sentimental del techno

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

El productor alemán posee una línea transversal que marca su música a lo largo de su vida y de su carrera artística, esa característica es la melodía. Conocemos al productor analógico por excelencia.

La melodía tiene algo característico que lo hace diferente a otro conjunto de sonidos puede llegar a la fibra más fina de los sentimientos. Tiene el poder de recorrer lugares sensibles y con una sola nota generar revoluciones en los cuerpos. Este es el mundo de Stephan Bodzin.

El productor alemán describe su sonido como conmovedor, cálido y amoroso. 

Bodzin es oriundo de la ciudad alemana de Bremen. Desde pequeño su unión con la música fue a través de distintos instrumentos, el primero el bajo. Luego, junto con su padre, Stephan ingresara al mundo de los sintetizadores que será uno de los momentos que lo marcarán hasta el día de hoy. 

El siguiente paso, en la iniciante carrera de Bodzin, es unirse al grupo de músicos que integraban el staff del teatro de Bremen. El grupo componía diferentes piezas musicales para las obras y performance que se desarrollaban en este punto cultural de la ciudad alemana. En ese espacio Bodzin desarrolló una etapa más experimental en cuanto a la creación de música, sin dejar su lado melódico.

El camino del teatro lo llevó a conocer a un personaje particular que lo introduce en mundo de lo electrónico, mostrándole el universo del beat y el 4×4. Oliver Huntemann es el padrino que abriría la curiosidad por los sonidos de pista. Junto a HUntemann, Stephan, va a producir dos álbumes. El primero se va a llamar Rekorder y tendrá diez ediciones, en cuatro años. En simultáneo también sacaron “Black” con dos ediciones.

Durante estos años de teatro y apertura a la música electrónica Bodzin conoce a otro referente dentro de su carrera que lo acompañó en los inicios de sus producciones. Con Marc Romboy se generaría uno de los éxitos de la dupla de productores: Atlas. Lanzado en 2007 tuvo una gran repercusión dentro de las escena.

Dentro de ese mismo año el DJ nacido en Bremen decide tomar distancia de sus compañeros para probarse como solista. Tener sus propias producciones y empezar a marcar su perfil como productor electrónico. Liebe ist va ser el primer EP que va a tener en soledad y que va a alcanzar altos niveles de popularidad.

Cuando le preguntan a Bodzin sobre que critica le hace a este lanzamiento -muchos años después- él comenta: “Recuerdo cómo era la vida hace 10 años y sonrío. Estoy orgulloso.”. Un claro reconocimiento a sus inicios y etapas de su vida.

Power of Ten: filosofía y salto de popularidad.

Si le preguntamos a los y las fans del pelado alemán cual es un retrato ideal para enmarcar a Bodzin como productor y como es su estilo, sin dudas el álbum Power of Ten es el elegido. Su creación tiene a un Stephan Bodzin completo con sus nuevos controladores y sintetizadores: Moog Sub 37, MIDI P010, Akai Professional MPK Mini Mk2, Roland System 100, entre otras.


El álbum tuvo un éxito total. Cada track fue un éxito de lo conocemos como melodic techno donde el DJ alemán fue un pionero. Lanzado en 2015 en su propio sello Herzblut Recordings. El lugar donde Bodzin siente que puede depositar toda su música y maneja la libertad de publicar su música a placer.

“Para mi segundo álbum en solitario estaba buscando un título, una especie de concepto que fuera 100% auténtico y que se ajustara a mí, a mi vida, a mi filosofía”, contó el embajador del sonido melódico. No es un dato menor la caracterización que hace Bodzin porque este disco está basado en el libro de Philip Morrison con el mismo nombre “Power of Ten”.


Tanto peso tuvo este LP en la escena electrónica que tuvo un lado B con remixes con grandes nombres como: Coyu, Edu Imbernon, Maceo Plex, Shall Ocin, Victor Ruiz, entre otros.

¡Hola! Usamos cookies para mejorar tu experiencia en la web.