Estamos donde haya música electrónica

Sidney Charles, del hip-hop al house

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

Con una exitosa carrera, Sidney Charles es una referencia mundial de la escena y su crecimiento no ha frenado. Viene del hip-hop, pero el house lo cautivó. ¿El porqué? Su amor por la pista de baile. Conocemos más de este DJ, productor y label manager.

sidney cover

Sidney Charles es desde hace años una referencia del house y tech house a nivel mundial. Las mejores cabinas del mundo lo han visto plantar bandera, en particular las de la isla de Ibiza, donde el público lo adoptó al instante. En los últimos años su carrera ha experimentado un salto tanto en lo musical como en su exposición.

Varias razones pueden explicar esto pero mucho puede resumirse en una cosa: hace explotar las pistas. Sus producciones son versátiles y movedizas pero tienen kicks y grooves ‘houseros’ característicos con los que ha construído una esencia, con la mirada puesta en el dancefloor. Pero su bagaje musical tiene componentes del hip-hop, funky y soul que lo hacen un artista nutrido.

sidney playing

Crianza “hiphopera”

Sidney Charles Hurricane Vieljans nació en Hamburgo, Alemania. Un breve dato curioso: “Hurricane” (‘huracán’ en inglés) no es su apodo, sino un nombre propio. Sucede que su padre era boxeador y fanático de Rubin Hurricane Carter, un pugilista afroamericano que pasó a la historia por haber sido condenado por un doble homicido en 1966, en un juicio lleno de irregularidades y sobre cual, varios años después, se dictaría su nulidad por haberse comprobado que la sentencia fue apoyada en argumentos raciales. Por él, Sidney lleva su nombre.

Ahora sí, volvemos a la vida del DJ y productor alemán: sus inicios con la música fueron desde muy pequeño. Como suele suceder, suelen ser los padres o algún familiar o amigo cercano quien les brindan a los artistas sus primeros encuentros con instrumentos, géneros e información musical.

En el caso de Sidney, fue su madre quien le inculcó la pasión por la música, ya que era periodista musical en un diario local. A través de ella tuvo acceso a grandes cantidades de música, sobre todo en vinilo, que educaron su oído. Entre esos discos, al principio fue el hip-hop lo que captó su atención. Los ritmos crudos de las bases de grupos como A Tribe Called Quest -su favorito- tenían la agresividad en el beat con la cual Sidney quedó encantado.

baby sidney
Un pequeño Sidney Charles junto a su madre, Dagmar.

No es casualidad entonces que sus influencias directas en ese momento hayan sido DJ Premiere y Just Blaze, dos DJ legendarios del mundo del hip-hop, según contó a My Ibiza. A la edad de 15 años una amiga de su madre le vendió una bandeja Technics 1210, con la que arrancó a mezclar. Pero si, era sólo una, por lo que sólo podía poner un beat y practicar el scratch.

La segunda bandeja llegó y comenzaron a girar los discos de rap y R&B junto a sus primeras experiencias en cabina. Fue tal así que llegó a realizarle un warm up al famoso rapero Xzibit -si, el de ‘Enchulame la máquina’ de MTV-. 

El house tenía que llegar

Al ser periodista, a su madre le llegaban muchos discos del sello Strictly Rhythm, uno de los sellos míticos del house mundial. Es conocido que el house derivó de la música disco y esta relación también lo incluye al hip-hop, por lo que no sorprende que Sidney eventualmente llegaría al house.

Luego de un año de intercambio estudiantil en Madrid y ya entrando a la adultez, se mudaría a Berlín y la cosa empezaría a cambiar. Su gusto por la música y la producción sería cada vez más serio, hasta que tomó la decisión de dedicarse exclusivamente a su carrera artística.

En este proceso fue muy importante Santé, con quien intercambiaría música y charlas. El manager de Santé, Markus Scholz, se contactó con Sidney para conocerlo, ya que su música había captado su atención. A partir de este momento, todo fue distinto. La música iba a ser su futuro.

Sidney de joven, hace más de diez años, cuando comenzaba su despegue.

Claro que no fue fácil. Al comienzo, Charles debió ganarse la vida, antes que las grandes presentaciones llegaran. Así fue que trabajó de modelo, asistente de fotógrafos, en una pastelería y hasta lavando platos, como indica en una entrevista con DJ Mag.

El arribo a las grandes ligas

Su primer EP data del año 2010, en el sello PR Underground, con el track ‘Trip To Arnhem’ y desde allí empezó a llegar una catarata de lanzamientos en los años siguientes. Ya en el 2012 llegaría a Suara y Natura Viva, pero ese año también presentaría ‘House Lessons’ en AVOTRE, de su amigo Santé -sello del que luego sería manager-.

Este lanzamiento configuraría su salto a la fama en la escena, ese que lo haría reconocible en cada pista. El crecimiento sería rápido, porque recaería en las discos de Ibiza de forma instantánea, mientras que en 2014 sería consagrado como la Revelación del Año en los DJ Awards.

Alcanzó sellos como Hot Creations, Toolroom, Snatch!, Intec, Saved, entre muchos otros. En el medio, crearía el showcase Do Not Sleep Ibiza, junto a Darius Syrossian. Eventualmente se despegaría de AVOTRE para formar su propio sello, Heavy House Society. Su nombre habla por sí sólo: house potente y pesado, directo al corazón de la pista.

El primer lanzamiento del sello, llamado ‘Hollow’, estuvo a cargo del DJ y productor argentino Barem, con dos original mixes y un remix del francés Djebali. También Bodeler tuvo presencia en el sello de Sydney Charles con el single ‘Mandatory Trip’, que contó con un remix de Tripmastaz.

El crecimiento que llevó al cansancio

Claro que todo este vertiginoso crecimiento de los últimos años no vino gratis. Según cuenta Sidney en su última entrevista con DJ Mag, hace algunos años tuvo un episodio de crisis, en el que pensó dejar todo.

El alemán lo resume en agotamiento: “Estaba subido a un avión y de pronto me entró pánico y no pude volver a subirme. Era algo totalmente psicológico que no podía controlar y que era fruto del estrés de viajar y no cuidarme, no dormir, demasiada fiesta.”

Luego de este episodio, cuenta Sidney, debió cancelar por dos meses todo su calendario y volvió a Hamburgo, su hogar natal, ya que quería estar acompañado de su familia y recibir ayuda externa. Realizó acupuntura, meditación y hasta con un terapeuta de hipnosis. Pasados unos meses, afortunadamente pudo volver a subirse a un avión y seguir deleitando a todos con su música.

¡Hola! Usamos cookies para mejorar tu experiencia en la web.