Estamos donde haya música electrónica

#MujeresEnEscena – Lolu Menayed: “La energía de la gente es la clave a la hora de sentirme feliz”

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

Lorena Menayed es una protagonista dentro de la escena que abarca todos los roles: DJ, productora, dueña de dos sellos y profesora en academia de futuras promesas de la música electrónica. Conocemos a Lolu en este mano a mano.

Un/a gran DJ puede provenir de cualquier rubro antes de subirse a una cabina. Muchas de las artistas de la música electrónica pasaron por otros ámbitos hasta llegar a las pistas para pinchar discos. En el caso de Lolu Menayed, su inquietud por mezclar temas nace de la gimnasia aeróbica, deporte que practicaba de joven.

Su paso por esta disciplina de destreza la hizo anotarse en un curso de DJ como un hobby y eso fue el punto de inicio de este viaje hacia la mezcla y hacer bailar a la gente. Tiene una gran influencia musical por parte de la mítica banda inglesa Queen. Dentro de la escena de la electrónica, una de sus referentes es Tini con quien tuvo el gusto de compartir cabina el año pasado.

La participación de Lolu en la música electrónica es completa. Su motivación por descubrirlo todo la llevó a avanzar en su carrera e ir sumando herramientas y capacidades para desempeñarse en cada lugar. Desde una academia de DJs como profesora, pasando por producir música, seleccionar música en sus dos sellos (Dighop y PHILU) y claramente hacer bailar a la gente. Podemos decir que Lolu, más que abarcar, abraza a todo el nicho.

– ¿Cuáles fueron tus influencias musicales?

– Mi mayor influencia musical creo que fue, es y será Queen, por clara influencia de mis padres. Con el tiempo fui descubriendo un poco más qué es lo que en mi presente me influye a la hora de elegir escuchar un disco, elegir música para tocar, o simplemente para crear música. Escucho hip hop, jazz, trip hop, un poco de cada género, priorizando el sonido percusivo.

¿Cómo llegaste a ser DJ? ¿Cuál fue el primer contacto con la profesión?

Durante toda mi etapa anterior a la música me dediqué a la Gimnasia Aeróbica. Para los que no conocen, es un deporte el cual consiste en hacer una rutina que, entre otras cosas, tiene que ir al ritmo de la música. Esa música es de libre elección pero siempre la edita una persona que entienda del reglamento y que esté metido en el ambiente de la gimnasia. A la hora de elegir, la mayoría de veces prefería música house, R&B, interpretada por artistas como Whitney Houston, Deborah Cox, entre otras. Me llamaba tanto la atención del ‘cómo’ se editaba esa música y estaba tan acostumbrada a las bases electrónicas, que un día (no me acuerdo el porqué, ni quién me lo recomendó o de donde lo saqué) me anoté en un curso en SONICA. De a poco lo que era una actividad para ir a pasar un buen rato, se convirtió en algo que llamó toda mi atención. No pasó mucho hasta que logré tocar en un bar y ahí me di cuenta que era a lo que me quería dedicar.

Justo a fin de año, y antes de la pandemia, te tocó hacer un warm up a Tini ¿fue muy especial para a vos?


¡SI! El más importante. Desde el momento que me convocaron, hasta que fue la fecha estuve nerviosa como si tocara por primera vez. La verdad es que nunca me habían dado un warm up con el que me sienta bastante identificada musicalmente con una artista. Fui muy afortunada en el tocar con ella, es una gran influencia para mí. 

El momento emotivo de la noche: Lolu le entrega la cabina a Tini

– Sos DJ, productora y además fuiste profe, ¿cómo es habitar ese rol de formación dentro de la electrónica?


Fue una experiencia hermosa. No entendía cómo podía hacerlo, pero Arjaus confió en mí y eso me hizo preguntarme: “¿Por qué no?” Así que me preparé lo mejor que pude, leí manuales, consulté a personas que me dieron los mejores consejos y me largué. Me entristeció bastante tener que dejar de dar clases allí, el clima es muy relajado, conoces una cantidad de gente increíble, la cual a lo largo del tiempo (sean alumnos o profesores) terminan teniendo un rol súper lindo en la vida de cada uno, o al menos en la mía. Arjaus me abrió la cabeza, me hizo entender muchas cosas las cuales en mi mente estaban bastante cerradas, me enseñó más de lo que yo pude expresarle a los alumnos y realmente lo volvería a hacer una y otra vez.

Arrancaste tu carrera en Buenos Aires, hoy te encontras en Córdoba, ¿cómo vivís las dos escenas más fuertes de Argentina?

Por suerte nunca me quedé en un solo lugar, por más que sea de Buenos Aires o que viva en Córdoba. Creo que la escena está en lo máximo o en un punto muy alto en cada provincia, ciudad o lugar que recorrí. Más allá que aquí y en Buenos Aires sea más masivo, el esfuerzo y la energía que hay en todo el país es alucinante. No soy de ningún lado y soy de todos. Por más que viva en Buenos Aires, o que viva en Córdoba, logré salir del lugar donde crecí y moverme por todos lados.

También te tocó hacer gira internacional, ¿cómo sumó conocer otros escenarios dentro de la electrónica a tu carrera?

Cuando me dedico un tiempo a pensar, un momento a ser consciente de lo que hice gracias a la música, no lo puedo creer. De más está aclarar que por más años que lleve en esta carrera, que van diez, siento que solo transité una parte muy chica del camino. Conocer nuevos lugares, poder llevar tu trabajo, tu elección musical, conocer otro público, ver cómo responden y muchas cuestiones más, son parte del crecer mucho como artista y persona. Al igual que cuando viajo por Argentina, es un gran desafío y es muy emotivo poder anunciar esas fechas que tanto uno proyecta y hace fuerza para que sucedan.

Sos la co-creadora del sello Dighop y una de las pocas mujeres con un sello en Argentina, ¿cómo es llevar adelante un label?


Lo tengo hasta tatuado al mono, ¿Se nota que me encanta? Es un proyecto que tenemos con Mateo Del Boca. Fue muy pensado desde el principio. Los dos queríamos tener nuestro label y así sucedió. Hace tres años se prensó el primer disco, logramos hacer un showcase en Córdoba y hoy vamos por el DHR004. Su nombre, sus colores, su arte, los artistas que convocamos, todo forma parte de cuestiones personales las cuales se hacen presentes a la hora de tener que elegir algo para Dighop. Me encanta el logo, cada vez que viajamos, vemos a gente, enviamos disco, mandamos un par de calcos para que se distribuya en cada rincón.
Llevar adelante el sello es super entretenido, la idea de seguir creciendo, no solo como label sino como marca, es algo que no queremos dejar de lado. 

Argentina está viendo crecer el rol de mujeres en la escena electrónica en diferentes ámbitos, ¿cuál es el análisis sobre este crecimiento?

Creo que las mujeres en la escena y en otras áreas están haciéndose presentes a nivel global, no solo en nuestro país. Me alegra la libre elección de todo ser humano. En el último tiempo, y ahora más por el contexto actual, me encontré con muchas artistas viviendo en diferentes lugares, compartiendo una misma pasión que es la música. Lo lindo de todo es el feedback que se genera a la hora de charlar, compartiendo música, experiencias y vivencias.
De esa manera nace PHILU, label que tenemos de manera digital junto a mi gran amiga Delphie. Ella es una DJ y productora Argentina residiendo en Chile. En conjunto y a la distancia, creamos un AKA para poder tener un nombre a la hora de hacer colaboraciones. Luego surgió la idea de generar un sello, fundamentalmente para promover la música de artistas chilenos y argentinos. 
  

Socias de PHILU. Lolu Y Delphie juntas en cabina

¿Cuál es tu momento favorito de ser DJ? ¿Y que es ser DJ para a vos?

El instante perfecto es hacer bailar a la gente. Me ha pasado de estar tocando y tener piel de gallina por la conexión que hay mientras que pongo música. En esos momentos agradezco y pienso que no habría sucedido nada de eso sin todas las partes que se hacen presentes allí.  La energía de la gente es clave a la hora de sentirme feliz.
Me encanta todo el proceso en el cual puedo reinventarme o plantear nuevos caminos dentro de mi carrera como es DIGHOP , o como es PHILU. Me encanta ver cómo el público o artistas están abiertos a recibir algo con mi impronta personal. Es buenísimo ver el aguante y apoyo que hay entre nosotros.
Por último, para mí, ser DJ es tener presente de manera constante, el reflejo de mi misma. Con las cosas buenas, las cosas malas, con mi experiencia y las diferentes oportunidades que se me cruzaron en el camino, puedo darme cuenta de todo lo que soy capaz y eso
es algo que nunca puede faltar. 

¡Hola! Usamos cookies para mejorar tu experiencia en la web.