Córdoba fue sede, una vez más, de una doble fecha de Hernán Cattaneo. Esta vez, estuvo acompañado por el DJ británico Nick Warren y contó nuevamente con la producción de BNP. El repaso por dos noches que lograron sorprendernos una vez más.

Foto: Esteban Salino Tarditti - Gonzalo López / BNP

Hernán Cattaneo volvió a Córdoba y esta vez nos trajo ese show que tanto esperábamos vivir en nuestro país: el B2B con Nick Warren. Con una charla abierta previa, la confirmación de que los sets iban a durar 6 horas y una producción de altísimo nivel, el fin de semana del 12 y 13 de octubre fue especial y dejó un sabor a épico.  

La fecha reunió gente de distintas partes del país que se acercaron a disfrutar de un show que quedará en la historia de Córdoba, ciudad que ya es una plaza consolidada de la música electrónica a nivel mundial.  

Día 1: un B2B de Warren y Cattaneo

La noche del sábado tenía esa carga especial de ser la noche de apertura. La ya consolidada doble fecha de Hernán Cattaneo en Córdoba daba inicio y la audiencia esperaba con ansias las más de 12 horas de música que se iban a disfrutar. El encargado de abrir la pista fue Knowbru, que recibió a los más tempraneros, a esos que se atrevieron a ingresar a las 19.

Durante las primeras horas, el acceso fue veloz y cómodo. Lo que sí, entre las 22 y las 00 (el momento de auge de ingresos), el sistema de QR tuvo sus inconvenientes y dejó en claro que es un sistema a mejorar. Por lo demás, las propuestas estilo festival eran variadas y brindaban una experiencia más amplia que la de ir a escuchar música… aburrirse era imposible.

Foto: Esteban Salino Tarditti - Gonzalo López / BNP

Luego de las dos horas de Soundexile, con una música que nos hizo entrar en clima, llegó, con puntualidad inglesa, el momento de Nick Warren y Hernán Cattáneo. Entre aplausos y vitoreos aparecieron tras las mezcladoras y tuvieron un arranque que no escatimó en graves. A 120 bpm, suave pero intenso, la música comenzó a dar indicios de lo que iban a ser las siguientes 6 horas.

Para quienes siguen a ambos artistas debe haber sido fácil reconocer los momentos de cada DJ. Hernán Cattáneo, fiel a su estilo, brindó lo momentos más oscuros y grooveros,  mientras que Nick Warren nos hizo agitar los brazos desde temprano, con estallidos más álgidos y con más uso de los agudos. 

El set no fue una historia uniforme, sino más bien una serie de capítulos breves bien conectados. La primera mitad de la noche, entonces, confirmó lo que ya nos había avisado Hernán: “Una cosa es un set mío, otra un set de Nick… y otra un set de los dos juntos”.

Foto: Esteban Salino Tarditti - Gonzalo López / BNP

Transcurrió la primera mitad y cerca de las 2.30 ya las piernas avisaban que el baile había sido constante, aunque entrecortado. Faltaban esas bombas, las reliquias de The Soundgarden y de Sudbeat que habíamos ido a escuchar. Llegaron, sí. Graves, melodías, vocales, clásicos como Underworld, no faltó nada. Y a las 4.30 llegó el primer corte. ¿Un poco brusco? Quizá.

Para quienes aman el Progressive, los últimos 30 minutos pueden haberse sentido raros. Warren y Cattaneo hicieron un cierre por separado, con música variada. El “peluca” tiró una mezcla de FC/Kahuna – Hayling que conectó con Depeche Mode (It’s no good) y el inglés nos despidió con el remix de Nicolas Rada de su track “Buenos Aires”, para luego cerrar con “She sells sanctuary”, tema de The Cult

Si, el B2B se despidió con rock, con hard rock de los ‘80. De todas maneras, los aplausos fueron eternos y merecidos, y dejaron el terreno preparado para el domingo.

Foto: Esteban Salino Tarditti - Gonzalo López / BNP

Día 2: simplemente Hernán

Llegaba el domingo y había expectativa por lo que solo Hernán iba a presentar. En la previa, una invitada especial aparecía: la lluvia. Este dato, al margen de que iba a mojar un poco a los y las asistentes, mejoraría un poco la situación del sábado. Primero aceleraría un poco más el ingreso, que ya había sido fluido el día anterior, y segundo alivianaría el fuerte calor, por momentos sofocante, que se había sentido en el b2b.

Al inicio de la -tarde- noche, los locales Ezequiel Arias y Antrim esperaban a los y las primeras asistentes a la cita. Un progre/ambient a unos 115 bpm amenizaría los oídos ansiosos. La presentación del “Eze” y el “Guille” afianza una vez más a la música electrónica de Córdoba, al ser este el segundo año consecutivo que acompañan a Hernán en uno de sus line ups.

Foto: Esteban Salino Tarditti - Gonzalo López / BNP

Más tarde llegaban dos conocidos: Graziano Raffa y Mariano Mellino. Ambos se habían presentado el viernes anterior en BNP Club y, además, son dos conocedores de Córdoba y su público por lo que no les fue difícil adaptarse. El B2B fue equilibrado, con matices y arriesgado sobre el final, que comenzaba a adelantar lo que se vendría.

Pasados un par de minutos de las 23 arrancaba Hernán, bajo un ensordecedor “Olé, olé, olé, Hernán, Hernán”. Esta vez solo. Con 6 horas de set por delante que invitaban a la ilusión. 

Foto: Esteban Salino Tarditti - Gonzalo López / BNP

El set fue a lo Hernán: progresivo, con atmósferas marcadas, intentando contar una historia. Está claro que Cattáneo se siente cómodo en sets largos y que poniendo música sólo, es único. Pese a esto, dejó lugar a la sorpresa ya que el set fue al revés de lo que se suponía. En vez de marcar un “in crescendo” en la intensidad y la oscuridad, el set comenzó con una potencia que sorprendía a más de uno.

Tracks fuertes, con kicks golpeadores, altos bpm y un groove que uno imaginaba más para la mitad de la noche que para el comienzo. Y así siguió por las siguientes 2 o 3 horas, incluso llegando a poner techno (sí, techno). El track “Aquarius” del dúo ucraniano ARTBAT es prueba de ello. Aunque también hubo excepciones, como un muy delicado remix, obra de Innellea, al clásico de The Alan Parsons Project :”Sirius”.

Foto: Esteban Salino Tarditti - Gonzalo López / BNP

Luego, a partir de la mitad de la noche, comenzó a virar las atmósferas hacia algo más volador y profundo. Llegaban tracks con un fuerte contenido melódico, bajadas extensas y mezclas largas, para finalizar el set en una cresta de la ola intensa y emocionante. Párrafo aparte para el cierre: un colchón melódico y las vocales de “Blue Monday” de la legendaria banda “New Order”. Un lujo que quedará en la memoria de muchos.

Así llegaron los aplausos de eterno agradecimiento a un Hernán Cattaneo que guarda su mejor material y energía para cada una de sus presentaciones en Córdoba y que, pese a que es la sexta noche en nuestra ciudad, nunca ha dejado de sorprendernos. 

Foto: Esteban Salino Tarditti - Gonzalo López / BNP

Una producción para aplaudir

Párrafo aparte merece la puesta en escena y la organización en general. Las producciones de BNP son de alto nivel y este caso no fue la excepción. Se notó que no escatimaron en gastos: muy buena iluminación, pantallas led de alta calidad, un sonido impecable y una infraestructura completa. Hasta hubo intervenciones en las alturas, con personas-led y el movimiento de las pantallas que hacía levantar la mirada a más de uno. 

Foto: Esteban Salino Tarditti / BNP.

La seguridad y el cuidado, una de las banderas de la productora durante los días anteriores a la fecha, tuvieron marcada presencia con equipos médicos que estaban constantemente alrededor de la fiesta. También, al llegar te recibía una voz que te recordaba la precauciones a tomar, las ubicaciones más importantes y el respeto.

Y había espacio para bailar y moverse, propuestas interactivas que escapan a la música, personal presente y atento. Incluso las dos ONG que trabajan junto a BNP y Hernán Cattáneo, Soles y Alegría Intensiva, tuvieron su stand. Hay que valorar el esfuerzo por hacernos sentir cómodos y seguros, algo que es necesario en el ambiente. Con este tipo de eventos, BNP consolida a Córdoba como un ejemplo a seguir en fiestas de calidad.

Foto: Esteban Salino Tarditti - Gonzalo López / BNP
Foto: Esteban Salino Tarditti - Gonzalo López / BNP
Foto: Esteban Salino Tarditti - Gonzalo López / BNP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *