Franco Cinelli es un orgulloso integrante de una camada de DJs criados a vinilos, con una vigencia indiscutible y que es espejo de las nuevas generaciones. Repasamos la carrera de este rosarino que representa a la Argentina en el mundo.

Rosario es cuna de DJs y productores de mucha calidad. Sin dudas, Franco Cinelli forma parte de ese grupo. Nacido entre discos de vinilo, Franco se dedica hace más de 20 años al arte del djiing y la producción de música electrónica, al punto de ser un embajador argentino en Europa.

De la cuna hasta Europa, con la música

Franco Cinelli es nacido en cuna de oro. Pero no la de las bondades económicas, sino la cuna de oro musical. Esto es así porque el papá de Franco era ingeniero en audio y DJ, por lo que, como cuenta él mismo en una entrevista con DJ Mag, su moisés basicamente estaba al lado del laboratorio de audio de su padre. 

Este dato ya haría cambiar la vida de Franco, desde sus primeros años. El hecho de estar rodeado de discos, máquinas, sintetizadores y mezcladoras ya marcaría una pauta que no se correría: su vida estaría atravesada por la música.

Oía y respiraba música tanto de su padre como de los amigos de él, quienes eran todos DJs también. Esto despertó en Franco interés, respeto y pasión por la música, cosas que siguen vigentes hasta el día de hoy. También alimentó un hambre de exploración constante, de experimentación y de búsqueda por fuera de los límites.

Ya a finales de los ‘80 su padre le estaba enseñando a hacer loops con cintas abiertas y el jugaba a mezclar cosas arriba, con poco más de 10 años. Con el tiempo siguió experimentando hasta que en 1995 comenzó a crear sus propias canciones, inspiradas en el sonido de Detroit.

La carrera de Franco se iría construyendo así, con mucha pasión, experimentación y sed de cosas nuevas, originales, fuera de lo común. De esta forma también fue armando su colección de vinilos. En una entrevista con Mundo Flaneur, cuenta que, para él, “ir a una disquería es como ir a una biblioteca”.

“Es muy interesante revolver discos, ensuciarse los dedos revolviendo, mirar las tapas, leer la data que tenga, escuchar el final del disco donde puede aparecer algo que me interese, ya sea para trabajarlo o solo para escucharlo. Siempre incito a la gente que vaya a la disquerías.”

Luego llegarían los recorridos por las discotecas rosarinas y porteñas, para alcanzar su primer tour europeo en 2003, a través de su amigo Lisandro Cuevas. Antes, en el 2002, lanzaría su primer producción en el sello de Barcelona Luxury Grooves. El camino ya estaba marcado.

Sin descanso, aterrizaría incluso en Japón y al mismo tiempo iría construyendo su prestigio en Argentina, presentándose en diversas ciudades del país. En paralelo no dejaría de producir, lanzando entre 3 y 5 (o más) EP y remixes por año hasta la actualidad. Sellos como Esperanza, Greener, Milnor Modern, Hello Repeat?, Ilian Tape, Airdrop, Aux, Traut Muzik y muchos otros verían el nombre de Franco Cinelli, incluyendo un Time Warp Mix de Marco Carola, D’Julz Rexperience Mix para el Rex Club de Paris y el Cocoon Heros Mix, de Cocoon Amnesia Ibiza.

Franco Cinelli: entre vinilos y experimentación

Mucha de la mística que Franco Cinelli ha construído en su carrera tiene que ver con su relación con los vinilos. En el 90 por ciento de las veces que hemos visto a Franco presentarse, lo ha hecho frente a bandejas de vinilos y buscando placas para poner, a lo old school.

Él mismo se ha encargado de aclarar que es el formato que lo vio nacer como DJ y, por lo tanto, es en el que más cómodo se siente. Con los años intentó pasarse a los CD o al USB pero no fue lo mismo. Hoy se adaptó al uso de las CDJs digitales por las bondades de transporte -no es lo mismo trasladar un pen drive que 250 discos de vinilo- pero siempre lleva su bolso con sus placas.

Esto también se traslada a su faceta de productor, donde ha editado muchísima música exclusivamente en vinilos. Para Franco, el hecho de buscar discos, ver las tapas, escucharlos hasta el final, tiene un sabor diferente. Incluso en la calidad del sonido la preferencia del vinilo por sobre lo digital está presente.

Y si ahondamos más, la predilección por los vinilos también se encuentra, por ejemplo, en Psyfunk, uno de sus sellos, donde todos los lanzamientos han sido en vinilo. Similar es el caso de Club Trax, otro de sus sellos, donde también se caracteriza por los lanzamientos en vinilos, pero apuntado más a herramientas para DJs y no tanto a canciones.

De todas formas, esto no ha recortado su capacidad de creación, ya que en sus sets y sus producciones se pueden encontrar tracks de house, minimal, techno, electro, dub y un sinfin de variaciones que hacen de Franco Cinelli un artista completo.

Tal es el caso de Psynote, su alias, donde lanza tracks más experimentales y fuera de lo común. Otra prueba de ello es el formato live que hace algunos años llevaba adelante, que combinaba discos de vinilos y una laptop donde disparaba sonidos. Algo realmente innovador.

Es por esto y mucho más que Franco Cinelli es un artista para seguir descubriendo cada día más. Las facetas que Franco muestra constantemente demuestran que existen pocos límites para su creatividad y eso lo convierte en un músico en el que hay que posar los ojos y los oídos todo el tiempo.


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *