Mariano Mellino es un ejemplo de talento, perseverancia y de cómo la sensación de soledad puede despertar una pasión sin límites. Dueño de un estilo propio, ha llevado su carrera a las primeras planas de la música electrónica mundial. Conocemos más acerca de este enorme DJ y productor argentino.

Mariano Mellino

Mariano Mellino forma parte de una generación de DJs y productores de progressive house argentinos que puso a nuestro país en la primera plana mundial. Sin dudas, a la hora de pensar en progressive house en Argentina y el mundo, aparece el nombre de Mariano Mellino dentro de las primeras opciones.

Desde sus inicios, Mariano tomó como influencia a Hernán Cattaneo, quien luego se convertiría en maestro hasta llegar a amigo al día de hoy. Su carrera viene en franco ascenso desde que se largó en este mundo, concretando lanzamientos en enormes sellos como Replug Records, Plattenbank y el propio Sudbeat.

Mariano Mellino en Córdoba. Foto: Bethania Cuello - Fruta/Dahaus
Mariano Mellino en Córdoba. Foto: Bethania Cuello - Fruta/Dahaus

Sus inicios: la soledad como inspiración

Claro que para llegar a dónde está hoy, Mariano Mellino fue construyendo su carrera desde cero. Con tiempo y trabajo, fue sumando habilidades que lo llevaron indefectiblemente a demostrar su talento. 

En un Meet & Beat con Córdoba Beat, realizado en el marco de su presentación junto a Tale Of Us en Forja, a comienzos de este año, Mariano contaba cómo fueron sus inicios. Y curiosamente, fue un hecho doloroso como la pérdida de su padre y la sensación de soledad la que lo llevó a pensar ser DJ.

Los primeros contactos con la música electrónica fueron a través de amigos, quienes eran más grandes en edad y ya conocían boliches como Pacha. En ese momento, cuenta Mariano, no se sentía cómodo en los boliches tradicionales porque no sabía bailar y era tímido, por lo que se aburría. Luego conoció a Pacha, donde Hernán Cattáneo hacía presentaciones seguidas y todo cambió. Descubrió un mundo nuevo y hacia allá fue.

Con el tiempo, un amigo lo alentó a realizar un curso de DJ y él se mandó, con más curiosidad que decisión. Claro está que se enamoró al instante y allí empezó el romance. Con esfuerzo pudo comprarse sus primeros equipos. El camino había iniciado.

Mariano Mellino 1

La pubertad ya es una etapa difícil de por sí, pero justo en esa época Mariano perdió a su padre y, como era de esperarse, fue un duro golpe. Esto, dice Mariano, fue una bisagra en su vida. Hizo que se replanteara muchas cosas y quedó un poco “a la deriva”.

Pero, como por arte de magia -o destino, como quieran llamarle- transformó esto en inspiración. A las pocas semanas que su padre falleciera, Mariano recuerda que fue a una de las fiestas South Fest, en Buenos Aires, donde tocaba Hernán Cattáneo

“Me acuerdo de ver a Hernán tocando en el main stage, sólo en el escenario, con todo el público de frente y me sentí en una situación más o menos parecida. Porque yo me sentía solo en el mundo, hacía poquito había perdido a mi papá. Entonces al verlo a él sólo con el público, dije: “yo me siento así y quiero hacer eso”.

Desde este punto, Mariano adoptaría a la música como forma de vida.

Mariano Mellino on tour
Mariano Mellino en uno de sus tantos viajes gracias a la música

Mariano Mellino y una carrera en ascenso

El primer lanzamiento oficial de Mariano Mellino fue allá por el 2012, en el sello In4mation Records. El EP llamado “Holbox” contó con un original mix en co-producción con Wally-M y un remix de Paco Buggin.

Luego fue un franco ascenso, promediando entre 7 y 10 lanzamientos por año. Y el ascenso fue tanto en calidad como en presencia. En el 2014 llegaría al reconocido sello Plattenbank, con un EP junto a Kintar y en ese mismo año participaría por primera vez en Sudbeat, en el compilado ‘Sudbeat Volume 2’, con el track “Passengers”, también junto a Kintar.

Con el tiempo lograría integrar la familia Sudbeat con más frecuencia, con EP’s originales y remixes. Pero esto también se trasladaría a las cabinas, porque Hernán Cattáneo lo apadrinó y de esa forma lo llevó a tocar tanto con él como en los Sudbeat Showcases; en el país y en el exterior.

Mariano también construyó su carrera por su cuenta, llegando a tocar en diversas ciudades del país y volando al exterior a países como Grecia, Holanda e incluso Japón. Compartió cabina con artistas de la talla de Guy J, Nick Warren, John Digweed, el propio Hernán, Henry Saiz; y también con DJs que no necesariamente sean “progressive”, como Christian Smith, James Zabiela o Tale Of Us, acá en Córdoba.

Musicalmente, Mariano Mellino es un artista progressive a grandes rasgos. Y se dice “a grandes rasgos” porque hay momentos que sus sets -y sus producciones- también pueden adoptar matices techno. Esto se da, obviamente, sin perder el toque melódico. 

Si bien forma parte de la familia Sudbeat y sigue la línea musical que plantean Hernán Cattáneo y Graziano Raffa, Mariano Mellino ha logrado un sonido propio. Progressive, melódico, con groove envolvente pero con un toque extra de potencia y agresividad. Sus tracks son poderosos, te obligan a escucharlos; no pasan desapercibidos.

Mariano Mellino hace tiempo ya pasó de ser una promesa a ser una realidad de la cultura electrónica argentina. Su nombre resuena en el mundo y es respetado por las grandes figuras del progressive house y aún más. Tiene talento y es perseverante pero por sobre todo tiene una cualidad clave, que Córdoba Beat pudo confirmar cara a cara: es una buena persona.


1 Comentario

maibel · 7 julio, 2019 en 8:15 pm

exelente persona y gran artista, perseverante y fiel a su estilo, merecido reconocimiento a su talento indiscutible y gran trayectoria.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *